Pensamiento Social Ruso sobre América Latina – Soledad Jiménez Tovar

MUY SEÑALADAMENTE a partir de la Revolución de 1917, el sig­nificado de la experiencia “rusa” fue un factor de constante debate y confrontación académica y política en los distintos países latinoame­ricanos. Tras la desintegración de la Unión Soviética, las referencias a “Rusia” no desaparecieron de la escena latinoamericana, sino que fueron tomando otras coloraciones y matices, al compás de los cam­bios políticos y de los ajustes en las agendas.

Ha habido también, previsiblemente, una mirada “rusa” sobre nuestro continente. No es solamente Lenin y su referencia en El im­perialismo, fase superior del capitalismo, donde aparece, por caso, Ar­gentina mencionada como ejemplo de país “semicolonial”, es decir, independiente en lo político pero dependiente en lo financiero y di­plomático. No es únicamente la serie de debates suscitados en el seno de la Komintern en torno a las estrategias y tácticas que debían seguir los comunistas en países como los latinoamericanos, aspectos estos de enorme importancia y que han sido objeto de indagaciones señeras.

Es, también, el testimonio del poeta Vladímir Mayakovski, quien antes de visitar los Estados Unidos hizo escalas en Cuba y México, dejando constancia escrita de sus impresiones. Es, además, la fascina­ción del cineasta Serguéi Eisenstein por México, que lo llevó a com­poner la inconclusa ¡Que viva México!. Es, asimismo, el exilio de Lev Trotsky en México, sus consideraciones sobre el México de Cárdenas y sobre la problemática latinoamericana en general, su asesinato en esa metrópoli en 1940.

Es, también, el aporte decisivo de Yuri Knórosov. Gloria de la ciencia soviética, Knórosov realizó aportes decisivos para el descifra­miento de la escritura maya, al plantear que los glifos eran no solo logogramas, sino también signos fonéticos. Sus aportes, finalmente admitidos por la comunidad científica internacional, fueron por lar­gos años objeto de cuestionamiento en el marco de la Guerra Fría. El nombre de Eric Thompson, mayista británico anticomunista, es de obligada mención aquí; igualmente lo son, por distintas razones, los de Tatiana Proskouriakoff y Galina Yershova.

Es, además, la película Soy Cuba (1964), de Mijaíl Kalatózov, no exenta de proezas de técnica cinematográfica y de colaboraciones bi­nacionales: junto al cineasta cubano Enrique Pineda Barnet, el poeta Yevgenii Yevtushenko participó en la elaboración del guion. Yevtus- henko, cuya alta competencia en lengua castellana le posibilitó tan­to traducir poesía originalmente elaborada en esta lengua al ruso así como escribir poesía directamente en castellano, visitó en múltiples oportunidades varios de nuestros países, y escribió varios poemas de tema latinoamericano.

Es finalmente, aunque no de menor importancia, el hecho de que la agencia de noticias RIA Novosti produce en la actualidad materiales diversos sobre América Latina, los cuales son presentados al público ruso tanto en medios audiovisuales (televisión e internet) como en medios impresos. Dichos materiales son complementados por otros producidos en español, pensados como una forma de difundir la cul­tura “rusa” entre los hispanohablantes. Ello en un marco particular: tras el embargo que el presidente Vladímir Putin declarara a los pro­ductos alimenticios europeos en 2015 con motivo de las tensiones derivadas de la situación de Ucrania, los mercados latinoamericanos han surgido como una alternativa viable para el consumo ruso.

Formato:  pdf Comprimido:  No Peso:  7.51 MB Lenguaje:  Español

Un comentario

alejandro javier dijo:31 Oct. 2018

gracias

Responder a este comentario

Deja tu Comentario